martes, febrero 28, 2012

Comunicado por el desastre de Once

La tragedia ferroviaria sucedida el pasado Miércoles 22 de febrero en la estación de Once del tren Sarmiento nos llevo a la reflexión de este y varios temas que se relacionan (transporte, rol del estado, hidrocarburos, minería, pesca, entre otros). Nos gustaría compartir nuestra opinión y conclusiones que llegamos luego de un importante debate. Dejamos abierto a los comentarios a todo aquel que quiera expresarse.


Necesitamos recuperar Ferrocarriles e YPF


Para el desarrollo con sostenibilidad e inclusión
Estatización del ferrocarril e YPF, con participación de los trabajadores y sin indemnización a las
empresas


El desguace del Estado impulsado en la década del 90 por el proyecto neoliberal del menemismo aun sobrevive en estas empresas que explotan la concesión de los servicios otorgadas en esa época y mantenidas hasta hoy. Nadie puede decir que es fácil emprender la recuperación de todas las áreas del Estado que destruyó el neoliberalismo, tampoco podemos realizar esa recuperación en forma simultánea y automática, destruir cuesta mucho menos que construir. Pero ya hemos avanzado enormemente en paliar las consecuencias de ese modelo entreguista y explotador, e incluso logramos avanzar significativamente en el lugar del Estado en la sociedad, recuperando la iniciativa política y avanzando en una de las consecuencias más dramáticas de ese modelo, como la desocupación. Hoy el desempleo no es un flagelo aunque hay que avanzar en la calidad del mismo. Se ha recuperado la capacidad científica y se pone énfasis en el agregado de valor a nuestra producción.

Esto implica un proyecto de desarrollo nacional, el cual viene avanzando enormemente,  pero también desata nuevos desafíos. Un país que crece y se proyecta  en el futuro,  necesita resolver problemas como la movilidad y los recursos naturales para acompañar el desarrollo, además de la inversión en educación y ciencia e innovación. Este último punto está ampliamente encaminado con la creación del ministerio de ciencia y con programas como el conectar igualdad que busca la igualdad de oportunidades y la reducción de la brecha tecnológica interna, aunque hay que seguir trabajando en temas como capacitación docente e infraestructura.  

En referencia a la movilidad, queda muy claro el colapso del sistema y merece una profunda renovación con medidas en el corto, mediano y largo plazo. Un país que se desarrolla necesita del transporte de sus trabajadores, de sus estudiantes,  de sus mercancías. Hoy Buenos Aires es una mega ciudad con más de 10 millones de habitantes, de los cuales la mitad se trasladan diariamente a una superficie de unos pocos kilómetros cuadrados. Mientras continuemos centralizando la actividad en la Ciudad de Buenos Aires, y dentro de ésta en el microcentro, va haber colapso en el transporte de pasajeros. Mientras no recuperemos el sistema de transporte de cargas destruido por el menemismo va a estar colapsada de camiones nuestras rutas. Mientras no recuperemos con eficiencia las líneas de ferrocarriles de pasajeros destruidas con el menemismo en pos del negocio del transporte de micros vamos a seguir teniendo graves accidentes en las rutas, transporte caro y de mala calidad. 

Se ha avanzado en la recuperación y modernización de Aerolíneas Argentinas, ahora es hora de los ferrocarriles, el Estado y los trabajadores en forma mixta deben hacerse cargo de las empresas sin pagos de indemnización por incumplimiento de los contratos y la falta de inversión, mientras desarrollamos una planificación de la descentralización económica y cultural de la ciudad, lo cual implica una mirada interjurisdiccional. "El ferrocarril puede ser el elemento aglutinador de una colectividad o su más pernicioso disgregador. Por eso, la actividad inicial de los pueblos que logran su conciencia propia es obtener el contralor inmediato de sus propios ferrocarriles." Raul Scalabrini Ortiz

En cuanto a los recursos naturales, factor estratégico para el desarrollo nacional, necesitamos romper con las mismas ataduras que nos puso el modelo neoliberal, la minería, los recursos pesqueros y los hidrocarburos son temas que merecen un abordaje serio y responsable. El cuidar los recursos renovables como la pesca es tarea principalmente del Estado, cuidando de la sobrexplotación de nuestros recursos con la regulación no sólo formal sino efectiva de la actividad. 

Un país que busca recuperar su empuje no puede dejar en manos de empresas privadas trasnacionales e incluso con socios de capitales británicos la explotación de un recurso estratégico como es el petróleo, base de nuestra matriz energética. Hoy nos encontramos con desabastecimiento interno,   exportación subfacturadas para no pagar impuestos llevándose las utilidades sin inversión en nuestro país y falta de exploración de nuevas áreas explotables llevando al país a la pérdida  de su autoabastecimiento y violando contratos de concesión. "Dos organizaciones, la fiscal y la privada, no pueden coexistir, pues representan intereses antagónicos, destinados a vivir en una lucha de la cual sólo por excepción saldrá triunfante la organización estatista. Para asegurar para nuestro país la riqueza petrolera debe encararse a fondo la cuestión, siendo ello imposible de lograr mientras el Estado no monopolice íntegramente la explotación de sus yacimientos." Enrique Mosconi

Queda cada día mas claro la necesidad de recuperación de nuestra petrolera y de profundizar la diversificación de la matriz energética con el desarrollo de otras tecnologías, lo cual el país está en capacidad tecnológica de desarrollar. En este mismo sentido, tenemos que encarar como país el tema de la minería, actividad esencial para el desarrollo regional y nacional. Si bien es verdad que esta actividad necesita de inversiones significativas, también lo son las  utilidades que generan,  y si el Estado no está en condiciones de hacerlo, los contratos de explotación deben ser establecidos en forma que las utilidades de estas megaempresas deban reinvertirse en nuestro país en un grado mucho mayor que el actual. Para esto,  necesitamos de un Estado presente regulando la actividad exhaustivamente, contemplando un equilibrio de la actividad con el medio ambiente y dando lugar a una supervisión de los distintos poderes del Estado con participación de representantes de la sociedad civil donde se realiza la explotación.

Este es el momento de la profundización con la reforma financiera, con la recuperación de las empresas de trenes e YPF, convertirla junto  a sus trabajadores en empresas al servicio del desarrollo nacional. TBA e YPF han demostrado la desidia y el desprecio de estos megaempresarios hacia el pueblo argentino, transportándonos como ganado, desabasteciéndonos y remitiendo sus utilidades al exterior e incluso matándonos. La única solución es más Estado y más participación popular en la búsqueda de la soluciones a nuestros problemas, profundizar la democracia es parte del desarrollo nacional.

Frente al desastre ocurrido en la estación Once, exigimos Justicia. 
La UES  -  MUNAP

No hay comentarios:

Publicar un comentario